Hola, me llamo Carla y me encanta ser profesora de español. Nunca imaginé que me dedicaría a esto, pero después de unos meses, tuve claro que era en lo que quería trabajar.

Dar clase de español a extranjeros implica conocer algo nuevo cada día, de modo que no sólo enseño, sino que aprendo de mis alumnos; es otra forma de viajar.